Menu

Maridar ConQueso y Chocolate

Compartir 

Maridar_con_queso_y_chocolate

 

Chocolate & Queso 

Chocolate y queso conforman una dupla muy armónica. Partimos sabiendo que los chocolates con leche y blancos incluyen la presencia de un lácteo, base para la elaboración de los quesos, la leche, por ende, su “matrimonio” no debería sorprendernos.

Las versiones dulces tienen un vasto recorrido en la aceptación rotunda del paladar clásico.
Unir queso y chocolate junto con azúcar, huevos y harina forma parte de un terreno conocido; son claros ejemplos el tiramisu italiano, la “kasetorte” y “quarktorte” de la repostería alemana y los pasteles de queso y el cheesecake con salsa de chocolate de la pastelería estadounidense.

Las versiones saladas son aún más interesantes porque, dada la diversidad, nos permite explorar los sabores de cada tipo de queso y encontrar un chocolate para cada uno de ellos. ¡Un capítulo que sorprende al paladar!

 

El Maridaje
El chocolate es una materia prima dúctil. Nos permite unirla con prácticamente cualquier otro producto si respetamos su esencia y los sabores y características del producto a maridar. Un correcto maridaje logra potencia a ambos por igual, al queso y al chocolate, ninguno solapa al otro sino que se complementan y exaltan en la unión.
Para maridar tendremos en cuenta los sabores del queso y también su intensidad, si es dulce o picante, si es penetrante o suave.

El color es un dato extra en la diferenciación del producto y el juego visual de la presentación.

La textura del queso juega un rol importante, si es untuoso se asemeja a la textura del chocolate facilitando su incorporación y degustación.
En todos los casos, es aconsejable que los quesos no se sirvan demasiado fríos, ello hará que desplieguen todo su aroma y su sabor y también colabora en el maridaje permitiendo una rápida disolución en boca junto al chocolate.

Es importante destacar que pueden unirse al maridaje ingredientes que combinan muy bien con los quesos y también con los chocolates, facilitando o reforzando así la unión de ambos. Hablamos de semillas, como el sésamo o la amapola, de frutas secas como las almendras, las nueces, los pistachos o los piñones, y algunas especias, como la pimienta, el curry o la canela.

 

Tomado de: http://www.ingridcuk.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *